La gran popularidad de los eSports ha conseguido que esta industria del entretenimiento multiplique considerablemente el número de seguidores entre la población más joven, y que los inversores, viendo el gran potencial económico, pongan su atención en una visión de futuro. La gran expectación que generan las competiciones de los deportes electrónicos alcanza ya la de los deportes tradicionales.

Las nuevas tecnologías han sido una de las claves del éxito de los eSports; poder retransmitir en directo los torneos, con la atención de una comunidad de seguidores y la participación online de personalidades, genera un gran interés, también entre los patrocinadores, que ven un importante nicho de mercado, con grandes oportunidades para generar negocio, ya que las principales marcas quieren estar presentes en estos eventos.

La explicación al gran auge de los videojuegos competitivos es muy simple, la gente necesita formas de entretenerse manteniendo sus contactos sociales, y con su enorme popularidad, las principales competiciones digitales acaparan la atención de aficionados y profesionales. Esta nueva forma de entretenimiento, ha conseguido que amigos y conocidos acaben socializando a través de una pantalla que conecta a millones de personas.

Las proyecciones de crecimiento nos indican que de continuar este relevante desarrollo, en 2023 la audiencia global podría superar los 645 millones de espectadores, y que en 2024 los ingresos generados a nivel mundial podrían superar los 1.600 millones de dólares. Estas cifras nos dan a entender por qué las marcas encuentran cada vez más atractivo el mundo de los eSports.

Considerando que los deportes electrónicos reúnen cada vez a más personas en los eventos que se organizan con los torneos y competiciones, hay que tener en cuenta que con el incremento de competencias de estas disciplinas, y pese a que la audiencia aumenta año a año, los organizadores intentan aportar novedades o un valor añadido a su evento para atraer espectadores. Uno de los títulos estrella, el MOBA Dota 2, ha optado por ser, con diferencia, el que mayores premios reparte: el año pasado fue la espectacular cifra de 40 millones de dólares para “The International 2021”.

Lógicamente, el efecto motivador sobre la audiencia resultó considerable, aunque no superó a otras opciones, en gran medida por el tirón que tenían gracias al conocimiento de los usuarios del juego. Aún así, destacó como séptimo en punta de espectadores y quedó en segundo lugar en horas consumidas; eso sin contar con otros parámetros como la actividad en redes sociales o el tráfico en las webs de apuestas donde se realizan pronósticos respecto del resultado de los torneos de Dota 2 como es el caso de “The International”, la competencia estrella a nivel internacional de este juego.”

En los últimos cinco años el crecimiento de los eSports ha generado una gran cantidad de torneos y competiciones repartiendo premios millonarios. Gracias a las nuevas redes de comunicación y a la mejora de las conexiones de internet (5G), las competiciones multijugador online siguen sumando jugadores. El hecho de que cada vez sea más fácil tener acceso para ver los contenidos de los eSports, y que más personas estén aprendiendo sobre los deportes electrónicos,son unas de las principales razones para que aumente el interés por este modelo de entretenimiento.

Que la industria de los eSports continúa al alza no es ningún secreto, y prueba de ello son las nuevas oportunidades laborales cada vez más demandadas que se van creando detrás de las caras visibles de los jugadores, todo un gran abanico de puestos de trabajo como entrenadores, preparadores físicos, psicólogos, nutricionistas, equipo de realización (cámaras, especialistas de sonido e iluminación), community manager, responsables de prensa (narradores y comentaristas) y otros muchos puestos relacionados con los deportes electrónicos, que van a precisar profesionales con la imparable expansión de esta industria. Incluso varios clubes deportivos están abriendo sus secciones de eSports para crear una nueva vía de entrada de dinero, estableciendo al mismo tiempo lazos con compañías de diferentes sectores a nivel tecnológico.

Esta industria no solo crece en los países donde estos juegos son potencia como Estados Unidos, Corea del Sur, China, Suecia, etc. sino en todo el mundo, especialmente en Latinoamérica, donde ha habido una mayor proyección. Podemos afirmar que de seguir creciendo a este ritmo meteórico, en un futuro este mercado podría ser una de las grandes potencias del entretenimiento a nivel mundial.