Debido a las fuertes políticas medioambientales, basadas en fomentar la cultura de separar residuos, reciclar y recuperar, San Isidro ha disminuido notablemente la cantidad de basura enviada al CEAMSE.

En los últimos dos años, el municipio disminuyó un 30 por ciento el volumen de residuos enterrados. Esto no sólo tiene un importante beneficio en el cuidado del ambiente sino también un ahorro económico que es reinvertido en nuevas políticas medioambientales.

“Junto con los vecinos estamos logrando esto que es muy importante. Estamos minimizando el impacto ambiental y además nos da la posibilidad de poder reutilizar todos los materiales que reciclamos. Nuestra idea es seguir profundizando los programas que están al servicio de la comunidad para hacer de San Isidro un lugar cada vez más sustentable”, expresó el subsecretario de Espacio Público, Leandro Martín.

En ese sentido, Martín destacó las iniciativas que lleva adelante el municipio como la separación en contenedores, ecopuntos, recolección diferenciada de escombros, programa de residuos electrónicos, chipeo de las ramas que se extraen en las podas, capacitación en escuelas, entre muchas otras acciones.