La diputada nacional Cecilia Moreau (Frente De Todos) afirmó hoy que “hay un sector muy radicalizado y muy violento dentro de Juntos por el Cambio, que solo tiene como fin hacer daño al Gobierno”, en alusión a las amenazas que recibieron el presidente de la Cámara baja, Sergio Massa, y otros legisladores durante la última sesión.

“Hay un sector muy radicalizado y muy violento dentro de Juntos por el Cambio que el único fin que tiene es hacerle daño al Gobierno, porque no asumieron que perdieron la elección de octubre y no lo van a asumir”, analizó la legisladora vecina de San Isidro en declaraciones a Radio Diez.

“Tienen prejuicios personales con los personajes que integran el Frente De Todos” y “terminan sólo pudiéndose unificar detrás de la violencia”, agregó la legisladora, quien anticipó que las denuncias “serán ampliadas” hoy por el titular de la Cámara Baja.

Para Moreau, “lo que hacen es exponer a una situación difícil (como las sesiones presenciales) a gente con su salud en riesgo como diputados con enfermedades preexistentes o a trabajadores del Congreso por un capricho de Waldo Wolff o Patricia Bullrich o (Mauricio) Macri”.

Al ser consultada sobre la denuncia judicial que la oposición adelantó que presentará para impugnar la última sesión, respondió: “Habrá que ver qué ordenes les da Macri desde Suiza”, en referencia al ex mandatario que arribó al país esta mañana.

Moreau agregó que “tenía esperanzas en que el radicalismo revierta esa actitud”, en tanto que les pidió “reflexión en virtud de que la pandemia no terminó”.

Asimismo destacó la necesidad de debatir temas “muy importantes como lo aprobado en la sesión sobre la protección al sector turístico y el combate a la pesca ilegal, así como el aporte extraordinario de las grandes fortunas”.

“Si judicializan la sesión lo que va a ocurrir es que van a tener que explicar por qué dejan sin protección” a tantos sectores, dijo.

Sobre el momento de las amenazas que recibió Massa, contó que presenció cómo “cerca de las 4 de la mañana, a Massa le entró una tormenta de mensajes de texto, en grupos y en forma sistemática”.

“Le entraron unos 300 mensajes de textos en dos minutos y a otros diputados también les pasó”, sostuvo, tras considerar que “el fiscal ya tiene algunos indicios para saber qué sucedió” en referencia a la denuncia presentada ayer por Massa ante la Fiscalía de Rincón de Milberg, en el partido bonaerense de Tigre.