Un joven que en Navidad de 2004 atropelló y mató a una chica e hirió a otra en la localidad bonaerense de Haedo fue condenadoayer a cuatro años y ocho meses de prisión por homicidio culposoSe trata de Cristian Aldao, quien llegó al juicio detenido acusado del homicidio con dolo eventual de Gloria “Fanny” Domínguez y la tentativa de homicidio de Natalia Becerra.
Sin embargo, en un fallo dividido, el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 6 de Morón consideró que la conducta de Aldao fue
culposa -es decir sin intención-, y no dolosa, , en un fallo que fue cuestionado y repudiado por los familiares de las víctimas.
Además de condenarlo a cuatro años y ocho meses de prisión, los integrantes del tribunal presidido por Andrea Celia Bearzi e integrado por Alejandro Rodríguez Rey y Marcos Lisa, dispusieron que Aldao quedara inhabilitado para manejar durante inhabilitaron para manejar por nueve años.
Durante los alegatos, realizados el 27 de abril último, el fiscal de juicio Quintán Barona había pedido a los integrantes del tribunal que se condene a Aldao a 17 años de cárcel acusado del delito de “homicidio con dolo eventual”, solicitud a la que
adhirió el abogado de las familias de las víctimas, Horacio Rodríguez.
El fallo se dio a conocer en la Unidad Penal número 39 de Ituzaingó, ubicada en Pringles entre San Salvador y Acevedo del
barrio San Alberto, donde el imputado se encuentra alojado, y no en la sede de los tribunales situados en Casullo 23, en Morón, en la que se realizaron las otras jornadas del juicio que se inició el 18 de abril pasado.
La lectura de la sentencia fue interrumpida por los familiares y amigos de las víctimas que se retiraron de la sala entre gritos e insultos dirigidos al tribunal cuando al escuchar los votos de los jueces se dieron cuenta de que Aldao iba a ser condenado por homicidio culposo y no por dolo eventual.
Así lo votaron los jueces Rodríguez Rey y Marcos Lisa, mientras que sólo la presidenta del tribunal, Bearzi, consideró que Aldao debía ser condenado por homicidio con dolo eventual.
“A mi hija me la entregaron en un cajón y ellos pueden estar en la calle en cuatro años y con un volante en la mano, es inconcebible”, dijo Gloria Lima, madre de Fanny a la salida de la penitenciaría donde se conoció el fallo.
La mujer adelantó que apelarán el fallo en Casación al afirmar: “Vamos a seguirla porque esto no queda así, Fanny tenía una vida por delante impecable. Todas las pruebas estaban arriba de la mesa desde el primer día, íl la mató y la bandonó. Es una injusticia”.
El abogado Rodríguez aseguró a Tílam que “ya se está trabajando para apelar el fallo ante el Tribunal de Casación”.
Aldao fue reconocido durante el juicio oral por testigos que los sindicaron como el conductor del automóvil transitaba a gran velocidad y atropelló a Domínguez y Becerra para luego escapar del lugar sin asistir a las víctimas.
Segun la investigación del caso, realizada por la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) número 1 del Departamento Judicial de Morón, a cargo de Josí De los Santos, la mañana de la Navidad del 2004, Aldao iba a bordo de su automóvil Fiat Uno.
Al llegar a la esquina de Defensa y Güemes, frente al Showcenter de Haedo, atropelló a Fanny Domínguez y a Natalia Becerra, que regresaban de festejar la Nochebuena junto a un grupo de amigos y estaban cruzando la calle.
A raíz del impacto, Domínguez murió en el acto y su amiga resultó gravemente herida por lo que estuvo internada hasta el 11 de enero de 2005 en el hospital Argerich de Capital Federal.
Aldao huyó, pero horas despuís, Aldao fue detenido y la policía secuestró un auto Fiat Uno, que presuntamente utilizó el acusado en el momento del hecho, el cual estaba escondido en un garage y presentaba la rotura de los vidrios y bolladuras en la chapa.
Casi un mes despuís, el juez de Garantías Número 2 de Morón, Rosendo Fraga, dictó la prisión preventiva del imputado y decretó la inhibición total de bienes de Aldao, quien llegó detenido al inicio del juicio oral.
Una de las pruebas que el fiscal De los Santos tuvo en contra del imputado es un telífono celular y un broche de pelo que pertencían a las jóvenes y que se hallaron en el interior de su auto.
Para los investigadores este no fue un dato menor, ya que demostraba que los cuerpos de las víctimas cayeron dentro del
coche tras ser impactados y que el conductor detuvo la marcha a unos 60 metros del accidente, sacó los cuerpos y decidió seguir sin asistir a las chicas.
Otras de las pruebas halladas en el vehículo del procesado fueron manchas de sangre que pertenecerían a Domínguez y Becerra.

(Tílam)

Fuente: infoban.com.ar