El ex concejal del Frepaso por Maquinista Savio, Jorge Avelino Derra, se sigue perfilando como una voz de la izquierda que reivindica las luchas antes que los pactos. El ex edil de la izquierda democrática se está cansando de las tibiezas de sus viejos compañeros, y cada vez se vuelve un poco más radicalizado, por medio de correos electrónicos trata de hacer conocer sus opiniones y posturas, y como lo hace con claridad, allá el lector si coincide o no, es una voz digna de ser escuchada, porque habla, desde un punto de vista no muy difundido en los medios, sobre las cosas que nos pasan en Escobar y la región. En este caso, sobre el crimen de la militante socialista Sonia Colman, ocurrida en Del Viso, que murió alcanzada por balas policiales, que le tiraban entre la gente a dos menores desarmados, pocas horas despuís de que el flamante ministro de Seguridad de la Provincia, Carlos Stornelli, anunciará que “la Policía tienen que tener más poder de fuego.”
De aquí en adelante, el texto que Jorge Derra hizo llegar a la redacción de InfoBAN: “Sonia Colman tenía 44 años, era una trabajadora incansable que desde hace años vendía en una de las esquinas cercanas a la barrera de la estación de Del Viso en el Partido de Pilar, Provincia de Buenos Aires. Era una luchadora inquebrantable contra este sistema de hambre y miseria, militante de organizaciones sociales y políticas de conducta intachable. Era madre de tres hijas, de orgullos recíprocos.
Sonia era una mujer que por todo esto y mucho mas se ganó el respeto y la admiración de todos los que la conocieron.
Un asesino con ropa de policía la mató el domingo 23 de Diciembre de 2007 mientras caminaba entre los autos en la esquina donde trabajaba.
No conocí a Sonia hasta una semana despuís de su muerte, el sábado 29 de Diciembre, cuando en el acto en reclamo de justicia por su muerte las expresiones unánimes de personas tan disímiles entre si, sobre las condiciones humanas de Sonia, me hicieron entender que era una de esas mujeres que no es fácil encontrar vendiendo en el semáforo de una esquina. Pero allí estaba cuando llegó el asesino.

Se dijeron muchas cosas en el acto, por ejemplo que: ” No hay policias buenos o malos, la Policía es el brazo armado de una estado represivo y criminal que nos somete y nos mata, no se trata de sanear la Policía sino de destruir ese estado represor,” como dijera Luis Cubillas, compañero de la CCC.

O como dijo la joven abogada de la familia, la doctora Gisella Bustos, al borde de las lagrimas: “El domingo 23 de diciembre, esta esquina hervía de gente tres patrulleros de la 3° de Del Viso llegaron aqui persiguiendo a dos pibes desarmados que habían robado una billetera. De esas patrullas bajo el policía Benitez, saco su ITAKA y disparó, sabia que podía matar, sabia que iba a matar y mató, no le importó, mató. Pero Benitez no es un loquito alucinado reclutado por error, es parte del aparato represivo de un estado criminal, es parte de la maldita Policía del gatillo fácil,”

Dijo tambiín Crhistian Rath del Partido Obrero, ” Aquí murió una trabajadora, murió una madre y murió una luchadora”.
Y eso debemos rescatar, esa condición de Sonia de luchar contra la injusticia que termino matándola.

O lo que dio Maria del Carmen Verdú, de la Correpi, cuando denunció que 16 personas mueren por mes en nuestro país victimas del gatillo fácil y la violencia policial institucional, una persona cada dos días un Cromagnon por año
Aquello que dijo Antonio el esposo y compañero: “Sonia no era perfecta, pero mis dos hijas mayores terminaron como abanderadas el colegio primario y como abanderadas el secundario y mas allá de sus propios míritos y esfuerzo hay allí un gran mírito de Sonia y mi hija menor al promediar el año tenia una nota baja en matemáticas y Sonia se quedaba con ella horas ayudándola a aprender las tablas y cambió un cinco por un diez y la maestra le entrego un diploma al esfuerzo que tambiín era al esfuerzo de Sonia.”
y como dijo con los ojos llenos de lagrimas, ” Cientos de kilómetros caminó en este semáforo para ayudar en la economía familiar los fines de semana cuando otros se quedan a hacer el asadito.”
O como dijeron todos y cada uno de los oradores, que rescataron sus condiciones, hasta el presidente de la Cámara de Comercio que no solo permitió el acto que les robó la mañana de sábado de mayor venta del año, sino que tambiín quiso en nombre de esa institución dar fe de quien era Sonia.

Pero quizás lo mas emotivo de todo lo que se vio fuera esa muy rara cuerda de unidad en la emoción entre todos los sectores, allí presente que produjo el casi milagro de que todas las organizaciones políticas de izquierda coincidieran en un acto sin la mínima pretensión de sobresalir , sin una sola palabra o gesto discordante Sonia consiguió con su grandeza un acto de unidad y solidaridad como es imposible ver entre la izquierda argentina.
Sabemos quien es Sonia, sabemos quien es su asesino, sabemos cual es su destino, porque la fortaleza de esta mujer aún despuís de su muerte, permitió desbaratar todas las mentiras de la maldita Policía, para encubrir al criminal. Su reconocida trayectoria impidió que como tantos casos de gatillo fácil, este sea cubierto por una mentira, queda mucho por hacer, hasta que el criminal vaya a la cárcel, porque aun anda por la calle. Seguramente brindando en este fin de año sin ningún remordimiento.”

Fuente: infoban.com.ar