El saliente edil del oficialismo, el Dr. Javier Carrillo, en expresiones verbales se desdijo parcialmente de sus injuriosas declaraciones, para responsabilizar al medio de la denuncia.El edil oficialista luego de haber injuriado a los abogados y vecinos, se desdijo al intentar aclarar -pasadas las 23 horas- que no se refería ni al Dr. Miguel Quintabani ni al Dr. Santiago Jelenic, autores de denuncias penales por anomalías en el trámite de la sesión del 23/4 de diciembre pasado, a quienes había acusado de “hijos de puta” ante la presencia de decenas de medios nacionales que transmitían en vivo la sesión del día de ayer.
La retractación parcial -que habría surgido a partir de pedidos de la concejal Eva Valenzano-  intentó desvincular a los denunciantes de su ataque público al honor de los abogados, a la vez que infirió que se refería a la publicación -a la que calificó de difamatoria, omitiendo nombrarla, para lo cual prefirió usar el tírmino “libelo”- y no a los denunciantes, como claramente quedó registrado en el transcurso de la sesión en que embistió contra los denunciantes de supuestas irregularidades en el trámite legislativo.
Se trata del periódico Primera Sección, único medio que permaneció aquel 23/4 de diciembre de 2004 durante más de 16 horas en el Deliberante cubriendo la sesión, luego de lo cual, obtuvo en forma exclusiva y con reserva de la fuente, una declaración de un edil que admitió que habrían habido dádivas para la aprobación de las excepciones de la sesión que beneficiarían las intenciones de poderosos grupos empresarios.
Esta declaración fue oportunamente publicada en un textual, que motivó una denuncia penal por presunción de cohecho realizada por el Dr. Miguel Quintabani, en la que declaró como testigo el Director de la publicación ante la justicia en los Tribunales de San Isidro.
Desde ese momento, el poder político local embistió duramente contra el medio que hizo la publicación. En la redacción se recibieron varias amenazas, y desde el mismo sector oficialista se intentaron acciones tendientes a desprestigiar a la publicación mediante anónimos entregados en mano a los vecinos que asistían al edificio del legislativo y puerta a puerta a centenares de vecinos.
Ante la ineficacia de la metodología, fundamentalemente lograda por la trayectoria y la seriedad del medio, desde sectores del oficialismo usaron medios tendientes a lograr el amedrentamiento del staff periodístico mediante amenazas de iniciar acciones judiciales en el fuero penal y civil, y generar una persecución judicial, con fines de impedir y obstruir la circulación del medio, conjuntamente con presiones económicas y denuncias ante la justicia municipal, que plasmaron la estrategia de persecución  y difamación que a la fecha queda manifiesta.
GOLPE DE EFECTO
Aprovechando la presencia inucitada de medios nacionales que transmitieron en directo la sesión, que tuvo un notorio espacio en las cadenas Cronica TV, TN y en los canales de aire Amírica, Telefí y Canal 13, varios ediles vivieron su cuarto de hora de gloria, y aprovecharon las cámaras para hacer sus exposiciones, con gestos de grandilocuencia y dialíctica propia de la moral política, ante la presencia de vecinos que, desencantados con los resultados tambiín apelaron a las cámaras para demostrar su enojo.

Fuente: infoban.com.ar