Se entregó el primer lote de “superbarbijos”Atom-Protect a partir de un proyecto colaborativo que contó con financiamiento globalde 40 millones de pesos por parte del Ministerio de Desarrollo Productivo, a través del FONDEP.

Se trata de barbijos confeccionados con tela antiviral, que fueron desarrollados por investigadores del CONICET, la Universidad de San Martín (UNSAM), la Universidad de Buenos Aires (UBA) y cuya producción fue realizada por la PyME textil Kovi.

Se entregó un total de 6.000 barbijos al Municipio de San Martín para su distribución,
además de otro de 3.000 para la UNSAM, destinados al trabajo territorial de los
estudiantes de enfermería y de laboratorios. Son barbijos tricapa reutilizables con
protección antibacterial, antiviral y antihongos y que tienen una durabilidad equivalente
a 15 barbijos descartables.

“Lo que hicimos el 1 de abril a partir de la decisión del ministro Kulfas fue poner en
marcha un programa para la industria nacional, para las PyMEs, para que puedan brindar
todos los insumos, equipamientos para afrontar esta pandemia. Argentina produce 23 de
los 24 insumos clave para enfrentar una situación de pandemia, y lo puede hacer porque
tiene un sistema científico tecnológico y un entramado productivo que tiene las
capacidades de producción y de innovación necesarias. Esta es la estructura que tenemos
que cuidar en este momento y la que nos va a permitir construir un desarrollo productivo
federal que siempre tiene atrás una experiencia virtuosa de articulación entre todas las
esferas del Estado nacional, el sector privado, las universidades y los centros de
investigación, en articulación también los municipio y las cooperativas. Este proyecto
expresa con toda contundencia precisamente eso”, sostuvo el secretario de la Pequeña y
Mediana Empresa y los Emprendedores, Guillermo Merediz.

Una vez desarrollado el proyecto, la producción y comercialización de los “superbarbijos”
se llevó adelante por la empresa textil Kovi, que accedió a un crédito directo a tasa del
12% por 29.563.000 millones de pesos, para la adquisición de bienes de capital y materias
primas para la producción, mediante nanotecnología, de las telas requeridas para la
fabricación de estas mascarillas.

Además, se otorgó un ANR por 10 millones de pesos a la Universidad Nacional de San
Martín para la validación del producto antimicrobiano con acción residual (desarrollado
en un proyecto conjunto con la empresa ADOX y el CONICET a través de la startup de
nanotecnología Hybridon) como herramienta para evitar la propagación de la
contaminación de bacterias y virus mediadas por superficies, en ambientes de alto
tránsito.

Por último, el Ministerio de Desarrollo Productivo también aprobó un ANR $1.534.200
para la Fundación UNSAM Innovación y Tecnología (FUNINTEC), para la fabricación de
tapabocas producidos con esta tela especial, a cargo de cooperativas y PyMEs locales.
Por su parte, el intendente de San Martín, Fernando Moreira, expresó que “hay que
destacar la gran articulación virtuosa entre el sector privado, el científico, la UNSAM, la
UBA y el Conicet, enfocados en un único objetivo, en este caso corporizado en los
barbijos, pero que tiene que ver con colaborar con la comunidad”. “Las urgencias de la
pandemia generan este tipo de acciones que permiten llegar a los sectores más
necesitados, con un producto de alta tecnología y calidad para que los vecinos y las
vecinas puedan estar mejor protegidos”, añadió.

El rector de la UNSAM, Carlos Greco, destacó el rol del sector privado para la puesta en
marcha de este proyecto, y la articulación con el Estado y la universidad. “En estos
tiempos de crisis, de angustia y de incertidumbre, la sociedad mira a la universidad en
búsqueda de respuestas y el sector científico y tecnológico tiene el compromiso y el
empeño al servicio de esta necesidad, junto al aporte y el sostenimiento que hace el
Estado para estos desarrollos”, resaltó.

En el marco del Programa de Apoyo al Sistema Productivo Nacional y con el respaldo del
FONDEP, el Ministerio de Desarrollo Productivo ya ha respaldado 139 proyectos
sanitarios y tecnológicos por más de $1.949 millones. Han recibido créditos y Aportes No
Reembolsables proyectos de equipamientos hospitalarios, mobiliarios e insumos;
equipamientos para protección personal, médica y laboral; productos y servicios de
desinfección y esterilización; kits, reactivos y equipamiento para detección de COVID-19;
producción de medicamentos y/o insumos y desarrollo de plataformas digitales y
aplicaciones. Son proyectos de CABA, Córdoba, Corrientes, Chaco, Entre Ríos, Jujuy, Río
Negro, San Luis, Santa Fe, Tucumán, y de 25 municipios de la Provincia de Buenos Aires