Massa expuso la situación durante varias oportunidades en la sesión de la Cámara baja que se extendió hasta altas horas de la madrugada.

El tigrense se presentará a la Justicia para determinar de dónde vinieron las amenazas contra él y su familia, y también para que se averigüe quién hizo circular su número de teléfono.

“Además de paciencia, voy a tener que cambiar mi celular, porque se ve que lo repartieron algunos de los que se fueron del recinto y están mandando mensajes”, aseguró Massa al hablar por primera vez del tema, luego de que la diputada mendocina Marina Uceda le agradeciera por “su paciencia”.

En el marco de la sesión de la que participaron del debate solo los diputados del oficialismo y las bancadas pequeñas de oposición, Massa se quejó: “La verdad… qué nivel bajo de algunos dirigentes”.

En otro momento de la sesión, el titular de la Cámara baja sostuvo que durante la madrugada recibió “460 mensajes”.

“Recibí 460 mensajes de gente que evidentemente recibió el teléfono de algún dirigente de la oposición”, resaltó Massa, y agregó: “Pero bueno, no me voy a victimizar, voy a hacer la denuncia para que la Justicia investigue y listo”.

Entre todos los mensajes, el presidente del cuerpo recibió amenazas de muerte contra él y su familia. La denuncia fue radicada en la fiscalía de Rincón de Millberg, donde reside Massa en el partido de Tigre

Pasadas las 5:00, antes de que finalizar el debate, Massa sostuvo que su equipo ya había cambiado su número de teléfono.

Amplio repudio a las amenazas hacia Sergio Massa