El arzobispo emérito de Mercedes-Luján, monseñor Agustín Radrizzani, falleció esta madrugada a los 75 años en el hospital Interzonal General de Agudos de Junín.

Así lo informó hoy el arzobispo de Mercedes-Luján, monseñor Jorge Eduardo Scheinig, en un comunicado.

Radrizzani había sido hospitalizado en la mañana del 1° de septiembre debido a un cuadro febril y la causa de su muerte fue una insuficiencia respiratoria debido a una neumonía bilateral, mientras se encontraba a la espera de los resultados del hisopado por Covid-19.
“Les pido por favor que nos unamos en la oración agradecida por su vida y su ministerio en la Iglesia en la Argentina, en la Congregación Salesiana, en las diócesis de Lomas de Zamora, de Neuquén y en especial en nuestra arquidiócesis”, dijo Scheinig en un mensaje a los feligreses.

“Juntos pediremos para que esté en la presencia de Dios nuestro Padre, al que le dio toda su vida con inmensa entrega y generosidad. También a María Auxiliadora, a quien junto a las advocaciones de Luján y de nuestra Señora de la Mercedes amaba profundamente. Les pido que recemos por su mamá que cumplirá 98 años y que vive en el Hogar de las hermanas”, agregó.

A monseñor Radrizzani se le atribuye la restauración completa de la emblemática basílica de Luján.

Nació en Avellaneda, provincia de Buenos Aires, el 22 de septiembre de 1944, fue ordenado sacerdote en la Sociedad Salesiana de Don Bosco el 25 de marzo de 1972 en Turín, Italia, por el cardenal Michele Pellegrino, arzobispo de esa ciudad.
Fue elegido obispo de Neuquén el 14 de mayo de 1991 por Juan Pablo II y tomó posesión de esa sede el 17 de agosto de 1991.

Luego, en 2001, fue obispo de Lomas de Zamora y promovido a arzobispo de Mercedes-Luján el 27 de diciembre de 2007 hasta que renunció por edad el 24 de septiembre de 2019.