El abandono y la desidia matan: las escuelas públicas están desamparadas y el estado edilicio en general es deplorable. Hoy se cumple un año de la explosión de gas de la Escuela Primaria N°49 de Moreno que se cobró la vida de su vicedirectora, Sandra Calamano y de su auxiliar, Rubín Rodríguez. Días más tarde la fiscalía interviniente confirmó que la explosión fue producto de una fuga de gas. Previamente la escuela que había hecho seis reclamos por fugas de gas durante ese año, sin obtener respuesta del ministerio.

¿Se realizaron reformas sustanciales despuís de la tragedia, se protegió a los alumnos, se cuidó a los docentes? No, incluso en el mes de mayo de este año, en el mismo distrito, estalló un calefactor en la Escuela 27 del Barrio La Esperanza. La educación no es prioridad para este gobierno y la falta de respuesta ante el reclamo por mejores condiciones edilicias es un claro ejemplo.

Vinieron a destruir la educación porque lo que ellos creen y defienden es que “ningún joven nacido en la pobreza llega a la universidad pública”. Para muestra basta un botón, durante la gestión de la gobernadora María Eugenia Vidal, hubo 786 escuelas sin clases en la provincia por problemas de infraestructura, con más de 400.000 estudiantes afectados.

Entre 2015 y 2018 hubo un cierre neto de 226 establecimiento educativos. En febrero de 2018 se anunció el cierre de 39 escuelas rurales en el interior de la provincia, ubicadas a muchos kilómetros de la escuela más cercana.En el sistema público, se cerraron 57 primarias, 9 secundarias y una gran cantidad de centros de educación tícnica, para jóvenes y adultos, educación especial, entre otros.

El Estado provincial debe hacerse responsable del ajuste que viene realizando en la educación pública. La desidia, la negligencia y la precarización de los salarios, todos los días se roban la educación y el futuro de miles de pibes dejándolos a merced del abandono.

A esta triste realidad, si la ponemos en contexto de crisis que sufre el país, es peor aún. Los chicos y las chicas estudian con frío y hambre.

En la actualidad, el 50 porciento de los niños se encuentran bajo la línea de pobreza. ¿Quí hizo el Gobierno de la Provincia? En 4 años no aumentó ni un sólo cupo en los comedores escolares.

Cada vez más argentinos y argentinas caen en la pobreza y las escuelas se convierten en el lugar donde los chicos reciben su único plato de comida.

Esto marca el país que quieren construir. Ya es hora de dejar atrás la desidia, la pobreza y la exclusión. Hay que transformar la resignación por esperanza. La Argentina por la que voy a trabajar será por aquella que incluya, que invierta en educación y que genere igualdad de oportunidades.

* Malena Galmarini
Concejala de Tigre y candidata a diputada Provincial por Frente De Todos

Fuente: infoban.com.ar