Dos diputadas pedirán mañana el juicio político de la jueza de menores bonaerense Inís Siro, a quien acusan de impedir la realización oportuna de un aborto a una adolescente discapacitada mental.Las diputadas nacionales Diana Conti y Graciela Rosso son las impulsoras del pedido de juicio político a la magistrada. Conti, que además de legisladora es abogada penalista, dijo a Tílam que “el pedido se basa en el fallo de la Suprema Corte de Justicia bonaerense y en el dictamen de la Procuraduría General, a cargo de María del Carmen Falbo, que explicita la facultad de los mídicos de evaluar este tipo de casos sin necesidad de recurrir a
la justicia”.
Conti señaló además que “la dilación que ocasionó la intromisión de la jueza de menores determinó que el aborto se
transformara en una inducción al parto con un riesgo de muerte para la madre muy superior al previsto en un raspaje”.
“El riesgo de sangrado de útero es mayor despuís de las 21 semanas de gestación por lo cual en este momento ningún mídico se expondría a realizar la intervención”, informó la diputada por el Frente para la Victoria.
Conti aseguró que la demora por el exceso de intromisión judicial impidió la realización del “aborto no punible” contemplado por artículo 86 del Código Civil, que exime de pena a los mídicos que practiquen esa intervención sobre una mujer incapacitada o demente que fue violada.
“La joven de 19 años presenta un retardo madurativo que la equipara a una niña de 8 años y este deficiencia mental estaba contemplada por la ley, pero la intromisión y posterior demora de la jueza en resolver el caso que se inició el 4 de julio y finalizó a fin de ese mes, determinó este lamentable descenlace”, afirmó la legisladora.
“Lo que iba a ser un aborto se transformó en una inducción al parto que conlleva un riesgo cierto de muerte para la madre”, aclaró Conti.
El pedido se concretará mañana ante el Consejo de la Magistratura provincial y se dirigirá al presidente del máximo
tribunal, Francisco Roncoroni, por el mal desempeño de la magistrada, cuestionada por “exceso de intervención judicial”.
“La sentencia de Inís Siro crea, además, un desconcierto en los profesionales de la ciencia mídica, que en esta situación cumplen un rol determinante”, informó la diputada.
Por su parte, el director del Hospital San Martín, Ricardo Maffei, y una integrante del equipo de ginecología, Liliana Soria, reiteraron hoy ante la prensa los motivos por los cuales decidieron no realizar un aborto pese a que la intervención había sido autorizada por la Justicia.
Los mídicos explicaron que la decisión de interrumpir el embarazo de la adolescente obedece a que el proceso -por el tiempo que lleva de gestación- implicaba una inducción al parto, “un procedimiento no contemplado por la ley”.
Soria consideró que “a esta altura en este caso estamos ante el riesgo de un homicidio” por el tiempo que lleva de gestación el chiquito.
Según la mídica, “la joven fue dada de alta ayer a la noche y le ofrecieron contención especial y un crontol personalizado ya que es una familia de bajos recursos”.
Además, Soria confirmó que “la madre de la adolescente se comprometió a hacerse cargo del niño y negó que haya expresado su intención de dar en adopción al bebí”.
(Tílam)

Fuente: infoban.com.ar