En la jornada, inaugurada por Passaglia y Navarro, especialistas jurídicos y tícnicos abordaron el conflicto que mantine la Argentina por la instalación de fábricas de celulosa en la costa de UruguayEl presidente de la Cámara de Diputados bonaerense, Ismael Passaglia, y el jefe del bloque del Frente para la Victoria, Fernando Navarro,  fueron los responsables de la apertura de la jornada “Presentación argentina ante el Tribunal de la Haya, por el conflicto con  Uruguay por las papeleras”, efectuada en el recinto del Cuerpo.
Passaglia destacó que el conflicto ha pasado a ser el tema instalado en la atención nacional, de Amírica Latina y del ámbito internacional, pero tambiín comentó que los centros de poder mundial siguen con interís el curso de la controversia.
Al destacar el nivel de los expositores y la importancia del asunto en tratamiento, el diputado reiteró que el Cuerpo que preside viene siendo el eje de importantes jornadas y que con la realización de cada una de ellas se renueva la decisión de que “Esta Casa sea la de todos los bonaerenses”.
Al referirse al planteo jurídico elevado por el gobierno nacional, Passaglia recalcó la prioridad que tiene el cuidado del medio ambiente para todas las generaciones de argentinos.
Navarro coincidió en la importancia de cada jornada, porque contribuyen a reflexionar, discutir, debatir y consolidar el sistema democrático.
 A su juicio, el litigio por las papeleras colocó en escena las limitaciones que tiene el Cono Sur para integrarse, expresando seguidamente que “esta crisis en la oportunidad para resolver ese aspecto”.
Admitió que los Presidentes de la Argentina y del Uruguay defienden los intereses nacionales, instando a buscar la fórmula de negociación para que fructifique finalmente el de la región.
Indicó además que -salvo excepciones- los políticos como parte de la sociedad, por falta de conciencia nacional, “tocaron de costado” la defensa del ecosistema. 
Dijo tambiín que hay que encarar desarrollos productivos regionales, en busca del pleno empleo, pero con pleno respeto por el medio ambiente. De todos modos, observó que el Presidente Nístor Kirchner y gobernadores comienzan a iniciar políticas tendientes a trabajar en ese rumbo.
Elogió las movilizaciones populares en Entre Ríos y señaló, al citar a Gualeguaychú, que el compromiso vecinal  va más allá de “de cómo nos vaya en la presentación ante el tribunal internacional de La Haya”.
Un enfoque integral, acompañado por gráficos y cuadros, marcaron luego las sucesivas intervenciones del doctor Horacio Daniel Piombo, así como las exposiciones del ingeniero Daniel Juan Proserpio y de las doctoras María Bermejo, Mariana Masaferro y Mónica Rocco.
La organización del encuentro-presenciado por otros especialistas, numerosos invitados especiales, entre ellos una representante de la comuna de Gualeguaychú- estuvo a cargo del secretario legislativo de Diputados, doctor Juan Pedro Chaves, y de los Institutos de Derecho Procesal del Colegio de Magistrados y Funcionarios y del Colegio de Abogados, ambos del departamento judicial La Plata, dirigidos, respectivamente, por los doctores Emir Alfredo Caputo Tártara y Martín Jorge Lazarte.
Tal como lo hicieron Passaglia y Navarro, Caputo Tártara se encargó de relevar las trayectorias de los calificados disertantes. Así,  entre otros antecedentes de una destacada trayectoria universitaria y judicial, Piombo es titular de las cátedras de Derecho Internacional Público y Privado de las universidades nacionales de La Plata y Mar del Plata. Proserpio es profesor en la Universidad Tecnológica Nacional y post grado en ingeniería sanitaria de la UBA. Las demás expositoras son docentes especializadas en Derecho Internacional Público.
Cada uno de los citados tuvo a su cargo el trazado minucioso de los aspectos históricos, jurídicos, tícnicos, de la jornada. Piombo hizo primero una introducción  y finalmente se encargó del cierre.
Dibujó con precisión del perfil de los jueces de la Corte de la Haya, algunos llegados directamente del derecho internacional y otros, como marcó,  por acuerdos entre países. Justamente, según graficó, seis repúblicas productoras de papel tienen  representación en el organismo internacional.
Subrayó que un fallo del tribunal tiene un “enorme efecto” y aseguró que cada uno de esos magistrados es cauteloso y reservado. A la par, recordó que la Argentina tuvo dos representantes a lo largo de su historia en dicha Corte, y que el Uruguay hoy es “mirado con simpatía” por su acercamiento con  los Estados Unidos. En  cambio, hay países de Europa que “miran con  prevención” al nuestro.
Asimismo, comentó que el tribunal en sus resoluciones ha demostrado “cambiar lo menos posible” y, por graficar, citó el conflicto hídrico que hace siete años mantienen  dos naciones europeas. Hubo decisión del tribunal, pero una de las partes se niega a acatarla.
Aportó otro dato de significación: los principales sistemas jurídicos tienen en ese organismo representación, pero todos tienen  una formación parecida: son especialistas en escuelas del derecho anglosajonas, las que privilegian la posesión por sobre el título de propiedad.
Evocó asimismo que nuestro país-salvo en una ocasión- perdió en todos los conflictos ventilados jurídicamente. “La experiencia entonces no es grata para la Argentina, aunque el gobierno utilizó, con una demanda muy bien planteada, el único camino que le quedaba”, aseveró el doctor Piombo.
Con su caudal de conocimientos, el expositor reclamó que la contaminación no sea abordada como una cuestión meramente hídrica, sino como la conculcación de un derecho inherente al ser humano.
Como coronación de la amplia conferencia que ofreció, junto a los demás integrantes de su equipo, Piombo indicó que Uruguay no demostró voluntad de negociar.

Fuente: infoban.com.ar