gabriela-leme-detencion-policia-insfran

Gabriela Neme, la concejala formoseña que denunció al gobernador de esa provincia Gildo Insfrán por violaciones a los derechos humanos en los centros de aislamiento para pacientes con covid, a los que ella denomina “centros clandestinos de detención”, aseguró que la intervención del gobierno nacional aunque no condenó el accionar denunciado, permitió “avances” positivas en la situación.

Luego de que fuera arrestada en una protesta, la denuncia de la abogada formoseña tomó estado nacional y provocó la intervención del gobierno liderado por Alberto Fernández, quien envió al secretario de Derechos Humanos Horacio Pietragalla.

Aunque en sus declaraciones públicas el funcionario nacional defendió al gobierno provincial, para Neme “Pietragalla reconoció que hay violaciones de los derechos humanos aunque no sea de forma sistemática. Es un gran avance. Yo digo que hay centros clandestinos de detención y Pietragalla no, pero estuvo 24 horas y recorrió 5 a los cuales, menos a uno, lo llevó el mismo gobierno” aseguró la concejala en diálogo con InfoBAN Radio.

En ese sentido, Neme adujo que “yo afirmo que son centros clandestinos de detención porque mientras el protocolo dice 14 días (de permanencia) te pueden dejar 20 o 30, te custodia la Policía, cierran con candados los patios y tenés que pedir permiso para ir al baño. Si eso no es pérdida de la libertad, no sé qué es. Y son clandestinos porque están ocultos, porque (el gobierno provincial) pinta una cosa que en realidad no es”.

Asimismo, la edil formoseña remarcó lo positivo de la intervención del gobierno federal: “Yo me quedo con que Pietragalla reconoció que la Policía comete excesos y la tiene que capacitar la Secretaría de Derechos Humanos. Y que por su visita, vaciaron el estadio Cincuentenario que es por el que iniciamos una denuncia penal contra Insfrán. Y también que en la Escuela 224 fueron todos dados de alta y pudieron retirarse”.

Sobre la situación política en esa provincia, Neme aseguró que “los formoseños sufrimos un avasallamiento contínuo de parte del gobierno (de Insfrán): estigmatizan, encierran. Pretender tapar el sol con las manos, y no se puede”.

Y agregó: “Tantos años en el poder genera soberbia. E Insfran tiene la suma del poder público. La oposición se tiene que plantear qué paso también. No alcanza con denuncias. Yo me incluyo, tenemos que plantear por qué no pudo ser una opción electoral o tener los fiscales para controlar las elecciones”, señaló la concejala de origen peronista pero enmarcada en la oposición.

En ese sentido, indicó: “Hay muchos peronistas que estamos militando en la oposición. Y hay muchos que tampoco están de acuerdo pero por comodidad y posición están con Gildo (Insfrán) esperando que él se vaya. Pero cuando no esté, esto va a ser una guerra”.

Finalmente, indicó que “no entiendo por qué Alberto Fernández lo defendió a Insfrán. El presidente tiene una militancia con la justicia social y Gildo no es eso, es feudalismo y caudillismo” sentenció.