Un voraz incendio, con llamas de varios metros de altura y densas columnas de humo que se divisan desde varios kilómetros de distancia, consumían material plástico almacenado en la fábrica Cabelma, situada en Pacheco, informaron los bomberos.

El siniestro se inició alrededor de las 15 y es combatido por unas 20 dotaciones de bomberos de todos los partidos vecinos, quienes deben atacar las llamas por varios costados, ya que el fuego se extiende por un frente de unos 200 metros.

Jose Cornejo, jefe del cuartel de Bomberos de General Pacheco, dijo a Télam: “Este incendio es muy violento y hasta ahora no pudimos contenerlo debido al material combstible que se encuentra en el interior de la fábrica”.

“Afortunadamente, ya pudimos evitar el peligro de que se propague a casas linderas y no tuvimos más personal afectado”, aseguró Cornejo, quien destacó que el incendio “aún no esta controlado”, por lo que continuarán “trabajando desde varios frentes”.

El jefe del cuartel de Pacheco estimó que “en las primeras horas de mañana recién” podrán “sofocar el incendio”

“El humo es levemente tóxico, pero tuvimos varios bomberos afectados por golpes de calor debido a la altas temperaturas, quienes ya fueron trasladados en ambulancias”.

Además, indicó que “todos los vecinos se autoevacuaron” y descartó “peligro de derrumbe o de explosiones”.

El fuego se inició en un depósito en desuso y luego tomó a toda la empresa, por lo que la destrucción es total”,precisó e indicó que se intenta atacar las llamas con hidroelevadores por diferentes frentes.

Los vecinos se autoevacuaron de los alrededores de la fábrica, situada en Arévalos 3435, de General Pacheco, que se dedica a la elaboración de cajas plásticas para botellas y canastos, entre otros elementos.

Los vecinos alertaron a la Policía de Tigre por la quema de pastizales en una de las puertas de la fábrica, lo cual se baraja como hipótesis de inicio del fuego.

Los bomberos evalúan, además, si el material que se está quemando y se encuentra sobre las paredes genera algún tipo de derrumbe.

Los voceros consultados no informaron sobre víctimas aunque si confirmaron que numerosos vecinos se autoevacuaron por las llamas, cuyo humo se divisa desde la Ciudad de Buenos Aires.