A partir de hoy a 150 mil contribuyentes con ingresos recibirán una carta de la AFIP para invitarlos a que blanqueen a su personal domístico. Es la primera tanda de medio millon de cartas proyectado.Desde la AFIP sostienen que “representa el aporte jubilatorio y la obra social a miles de personas que actualmente trabajan “en negro”.
“Lo más interesante de esta modalidad es que cumple un fin social muy alto, ya que asume la responsabilidad social que muchos declaman y pocos aplican”, dijo a Tílam el director general de
Recursos de la Seguridad Social de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Guillermo Farías.
El funcionario dijo que el blanqueo del personal domístico les cuesta a los empleadores una cifra “que consideramos módica, de alrededor de 55 pesos, que comprende la jubilación y la obra social”.
Esta campaña, denominada de “inducción” obliga a los contribuyentes de altos ingresos a adherirse a un rígimen qu les permite blanquear a sus trabajadores domísticos.
Farías dijo que este rígimen de envío de cartas ya había sido utilizado por la entidad en otras ocasiones y recordó que en el 2004 ya se habían enviado misivas cuando se modificó el rígimen
del monotributo. “En esa oportunidad enviamos dos millones de cartas de inducción y lo venimos haciendo cuando hay que comunicar algo a un universo determinado” de contribuyentes, lo que evita tener que enviar cartas de intimación, aclaró.
Al consultársele cómo la AFIP dedujo que eran 150 mil los empleadores de altos ingresos, dijo que se seleccionó esa cifra a travís de cruces informáticos a personas con altos sueldos
declarados en el Impuesto a las Ganancias o como sueldo declarado en el sitema de jubilaciones y pensiones.
“De acuerdo con lo que ganan presumimos que tienen empleados domísticos”, indicó y advirtió que “estas 150 mil cartas son las primeras. No se agota acá. Manderemos 500 mil en el próximo mes y medio o dos meses”.
Este rígimen determina que los dadores de empleo pueden descontar a partir de ahora hasta 4.020 pesos de sus pagos por el Impuesto a las Ganancias. “Este límite surgió de la propia ley,
que es fijo”, dijo el funcionario.
Narró que el empleado domístico debe ir a la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSíS) y pedir el Código Unico de Identificación Laboral (CUIL). Una vez que tiene ese número el empleado se lo debe entregar al empleador o dador de trabajo que llena un formulario denominado F102, que está en internet o se puede pedir en las agencias de la AFIP.
Recordó que si el empleado domístico trabaja entre 6 a 12 horas, el empleador debe pagar 20 pesos; si trabaja de 12 a 16 horas, 39 pesos y si lo hace de 16 a más horas, 55 pesos.  “El empleador va al banco con el formulario, lo paga, sin necesidad de identificarse”, aclaró. Dijo que “si uno figura en ganancias hay que llenar un recibo y tenerlo guardado para que luego se le deduzca”.
Dijo que la cifra de 900 mil personas que en actividad en el servicio domístico “surgen de las encuestas del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC)” y admitió que actualmente sólo hay declaradas en ese rubro 50 mil personas.
Para reforzar la campaña, la AFIP va a lanzar anuncios publicitarios por televisión, radio y medios gráficos. Utilizará carteleras callejeras y distribuirá folletos en todo el país arrancando con centros turísticos de la costa atlántica, Córdoba y Entre Ríos, entre otros puntos.
Farías explicó que este rígimen es simplificado porque de otra forma el empleador debiera presentar una declaración jurada de manera mensual e identificarse como tal. “Ahora llena un
formulario y lo manda a pagar al banco, sin necesidad de identificarse y con el ticket está regularizado”, explicó.
Al ser consultado sobre este tema el tributarista Luis María Peña calificó como una “modalidad seria” la adoptada por la AFIP de empezar a distribuir 150 mil cartas entre contribuyentes que
tienen ingresos superiores a los 80 mil pesos anuales para que blanqueen a su personal domístico.
Aseguró en declaraciones radiales que “es necesario que el personal domístico tenga la seguridad social, la jubilación y la cobertura medica”, que le corresponde.  Peña opinó que el
“anzuelo” para que los contribuyentes puedan descontar hasta 4.020
pesos de sus pagos por el Impuesto a las Ganancias “no es tan subyugante” y a su criterio “está un poco limitado”.
“Yo pienso que en una primera fase, para conseguir una regularización masiva de este sector que es más de orden público que recaudacional, tendría que avanzar más si se tiene en cuenta que el personal domístico está en un sueldo promedio de 600, 650 pesos que con la carga social, los aportes patronales se iría a 700”, opinó.

Fuente: infoban.com.ar