El ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, redobló sus críticas a la Justicia por la excarcelación de delincuentes ante la pandemia de coronavirus y afirmó que ahora “gozan de buena salud y de buen trabajo”, en alusión al incremento en la inseguridad.

“Fíjense los prontuarios y pregúntense si es correcto que estuvieran en la calle. El Servicio Penitenciario no sólo nos complica la vida liberando presos que deberían estar encerrado, sino que también había presos que estaban detenidos con dos nombres distintos, con dos números de documento distinto”, sostuvo el funcionario provincial.

En declaraciones radiales, el integrante del Gabinete del gobernador Axel Kicillof reiteró sus cuestionamientos a la decisión de liberar delincuentes debido a la superpoblación de los complejos penitenciarios, para así reducir la posibilidad de que se produzcan brotes de COVID-19 en las cárceles.

“Gozan de buena salud y de buen trabajo”, se quejó Berni, al reconocer el crecimiento en los índices de inseguridad, principalmente en el Conurbano bonaerese.

“En el Conurbano una noche común tenemos, seis, siete, ocho persecuciones”, graficó el funcionario.

El ministro de Seguridad provincial remarcó que “la inseguridad se combate con política integrales, no con más o menos policías o patrulleros”.

“Estoy haciendo un esfuerzo para hacerle entender al Servicio Penitenciario que los presos tienen que trabajar cuando están detenidos: no pueden vivir de una dádiva del Estado, ganarse el pan con el sudor de la frente. Además, tienen que sostener a sus familias, que sino las sostiene la delincuencia”, destacó.