El presidente Mauricio Macri aseguró que el país está “en la dirección correcta” y que las políticas implementadas están empezando a rendir “frutos”, al tiempo que pidió un diálogo “sin patoterismos ni extorsiones” entre sindicatos y empresarios, y confirmó que ve “con agrado” que el Congreso debata este año una posible despenalización del aborto.
Ese crecimiento invisible sucedió, es como cuando comenzamos un edificio, en el pozo no se ven los pilotes, el hormigón, pero esa base existe, está”, enfatizó Macri, quien aseguró que “los argentinos empezamos ver los frutos” de las políticas implementadas por su gestión.

Tras destacar un crecimiento en la inversión y niveles “rícord” en algunos rubros como venta de cemento, señaló que el crecimiento se da sobre “bases firmes” por lo que “va a durar para toda la vida”.

En un discurso que no tuvo el fuerte tono político que le dio en su último mensaje ante la Asamblea Legislativa, el primer mandatario pidió continuar con el rumbo económico planteado por su gestión y rechazó críticas de sectores que le piden, según dijo, “un shock de ajuste” o que “nada cambie”.

“Algunos me critican porque voy demasiado lento y otros por ir demasiado rápido”, afirmó Macri, quien subrayó que a los sectores que piden “un shock de ajuste” les dice: “acá vinimos a reducir la pobreza y a que ningún argentino pase hambre”.

Además, indicó: “los otros nos piden que nada cambie y yo les digo si nada hubiese cambiado estaríamos como otro país hermano que está en una desintegración social”.

El jefe de Estado señaló que “las transformaciones que hicimos empiezan a rendir frutos” y a sentirse en la población.
En forma paralela, el primer mandatario se pronunció a favor de dialogar “sin patoterismos ni extorsiones” y ponderó los acuerdos sectoriales firmados entre sindicalistas y empresarios.
En cuanto al año legislativo que comienza, Macri por un lado confirmó que ve “con agrado” que el Congreso debata este año la despenalización del aborto y pidió que se “escuchen todas las voces y se tomen en cuenta todas las posturas”.
“Estoy a favor de la vida pero tambiín estoy a favor de los debates maduros y responsables que como argentinos tenemos que darnos”, señaló el Presidente.

Pero al ingresar al recinto la diputada nacional y líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, reclamó que “por respeto a las creencias” religiosas de “muchísimos argentinos” no se realice la sesión especial del próximo 8 de marzo para discutir la despenalización del aborto, aunque ese debate ya había sido postergado.

“Les pido encarecidamente a los diputados que pidieron la sesión que tengan en cuenta que hay muchísimos argentinos cristianos, musulmanes, judíos, que están viviendo en este momento un tiempo sagrado para todas las religiones, entonces no podemos violentar para dividir”, señaló Carrió en declaraciones a La Nación, al ingresar al Congreso para participar de la Asamblea Legislativa.
Si bien esta semana las diputadas impulsoras del proyecto de despenalización acordaron bajar la sesión especial a cambio de un pronto tratamiento en comisiones, la referente de Cambiemos reclamó respeto para la parte de la sociedad “que tiene profundas convicciones” religiosas.

Fuente: infoban.com.ar